21 abril, 2007

Ferrante Kramer en el Uritorco (Parte 1)

El viento soplaba con una furia ensordecedora una noche de julio de 1975. Era común en esa época del año, que en el Valle de Punilla las noches fueran cristalinas, pero con mucho viento. Y ésa, no era la excepción.

Demian, salía de la pulpería Gervasi, en las afueras de Capilla del Monte. Esperamos que el lector sepa entender que no tenemos ni idea de que hacia Demian en Córdoba en esa época, en función de lo intrincado que se hace para nosotros reconstruir el raíd de vida de Ferrante Kramer.

Algunos soñadores que nos acompañan, insisten en validar estas “apariciones” de Demian recordando al Dr. Rellenesi y su extraña teoría alquimista de que el Atila Peruano viajaba en el tiempo a través de complejos mecanismos sustentados en cabinas telefónicas ubicadas en Villa Martelli.

Otros agnósticos, porque no decirlo, echan por tierra todas las especulaciones, afirmando que toda la vida de Demian es una terrible mentira.

El hecho es que, después de varias incursiones con el rol de colaborador en grupos terapéuticos en los Estados Unidos, Demian había recalado en una comunidad Hippie instalada al pie del Cerro de los Loros en la Bio Reserva Cerro Uritorco (1) en la provincia de Córdoba en la Republica Argentina.

Ese grupo de profesionales experimentaba con distintas sustancias con el objetivo de aplicar algunas de ellas con fines curativos. Allí estaba nuestro héroe con la idea de sumar… ¿Otro fracaso?

En esta oportunidad, le había tocado el rol de Supervisor de Víveres como se lo llamaba en forma rutilante, que no era más que encargado de las compras. Desde la sede del asentamiento al centro comercial más cercano había 14 Km., por lo cual Demian se internaba en el monte para ahorrase 4 Km., y compraba lo necesario en la pulpería del anciano pueblerino, quien de tanto ver al peruano ir y venir con sorna lo cargaba:

- “Oiga Mozo, para cuando el burrito, porque caminando se le van a gastar los pies…jajajajaja”.

Demian, quien usualmente no era violento, trataba de hacer oídos sordos a las cargadas, con el solo efecto de no “romper lanzas” con ese viejo mugriento y tener que ir indefectiblemente al centro de Capilla del Monte a hacer las compras.

Esa noche, había ido hasta la pulpería a comprar yerba, y llevaba 6 paquetes de la marca Taragüí sin palo, mientras recordaba el momento en el que recibió la instrucción para esa compra.

Después de cenar, todos los integrantes del grupo estaban de sobremesa, Demian en cambio, estaba en la cocina preparándose para lavar los 142 platos (el Supervisor de Víveres también tenía a su cargo la cocina, pero como no había cocinero ni personal de limpieza, Ferrante debía no solo comprar lo necesario para alimentar a 71 personas sino cocinar y limpiar todos los utensilios utilizados) y escuchó la voz de Sendor –el líder del grupo- que a los gritos y entre risas lo llamaba.

Demian, mientras prendía el calefón le dijo: “Qué querés…?”

No entendió bien la respuesta de Sendor por el bullicio, solo escuchó el final de la frase que decía “ ….O tomamos mate?

Inmediatamente, Demian miró la alacena y resignado contestó a los gritos: “Yerba no hay…voy a comprar”.

Por algún motivo que no entendió todo el comedor explotó en una carcajada que más que graciosa, sonó lastimosa. Se emponchó y salió para la pulpería, eran las 23.35 hs. como para las dos iba a estar de vuelta... ¿Todavía querrían tomar mate?

El camino estaba oscuro, pero el caminaba con la certeza de conocer cada rincón. Había recorrido ese trayecto más de seiscientas veces. Ya era hora de que le consiguieran algún medio de transporte; el viejo de la pulpería tenía razón, se le iban a gastar los pies…

A la altura de Rincón del Moyo (como a dos Km. del asentamiento), escuchó un ruido que venia del cielo y se asustó. Varias veces había escuchado relatos referidos a la actividad paranormal y la presencia de extraterrestres en la zona, pero hasta ese momento, siempre pensó que eran patrañas para incrementar el flujo de turistas.

Ahora era distinto. Después del estruendo, por un instante pudo escucharse el silencio y de golpe una ventisca frente a él lo hizo caer. Cuando se incorporó busco sus lentes (más que sucios a esa altura) y vio frente a sí una intensa luz que casi lo cegó!!... Y en el medio de ella, la imagen de un cuerpo pequeño que avanzaba hacia él..

“Santo y seña!!” Gritó Demian, tal vez rememorando alguna historia militar de su pasado, pero nadie contestó...

“Quién vive!!” ... Siguió increpando a la nada.

La figura seguía avanzando.

Demian intentó escapar pero estaba paralizado por el miedo. De golpe sintió que la mano del pequeño toco su brazo e instantáneamente del miedo se desmayó.

Continuará....

(1). La Bio Reserva Cerro Uritorco se encuentra situado en el departamento Valle de Punilla de la Provincia de Córdoba, en los últimos veinte años se ha transformado en uno de los sitios más visitados de la República Argentina y de América Latina, y no justamente por sus valiosos valores naturales, sino por interés místico y el avistamiento de OVNIS.

3 comentarios:

Maryorie dijo...

Interesante.

Demian Ferrante Kramer dijo...

Gracias por tu visita, Maryorie. Espero que nuestro personaje, Demian Ferrante Kramer, fracasado y perdedor por profesión y naturaleza, te siga interesando.

AlexB - P. D'Orrys, los autores del Blog
Argentina

CoyLuz dijo...

Hola como estas. hace un tiempo que ormas parte del Directorio de Blogs de "Aquellos Años Dorados" y veo que sigues firme con el banner colocado(ese pacman sonriente que tienes en la sidebar), te agradezco por eso. Lo que necesito (si puedes) es que cambies el link anterior por este
http://los80.wordpress.com/
debido a que cambio de plataorma de publicacion de blogger a wordpress.
Por supuesto qu tu blog sigue en el directorio en este link
http://los80sdirectorio.wordpress.com/2007/01/16/demian-ferrante-kramer/
Gracias y ... Saludos !!!