06 febrero, 2007

Sueños tormentosos. El regreso de FAMI

Los sueños, muchas veces nos atormentan, cuando nuestra conciencia no esta del todo limpia. Esto tal vez fue lo que le ocurrió durante mucho tiempo a Demian, y que, por lo complicado de la situación, eclosionó en la primavera de 1977.

Demian se encontraba alquilando una habitación en un hostel de La Paz. No pudimos determinar a ciencia cierta de donde venía, hacia donde iba ni que hacía exactamente en la capital Boliviana, pero en hecho es que allí estaba.

Una noche, Ferrante compartió una ovípara cena con un par de mochileros españoles en el comedor del hotel. Los locotos rellenos (1) y el silpancho a la cochabambina (2), habían sido un menú bastante difícil de digerir en primera instancia pero, la charla, varios porrones de Cerveza Paceña y unos cigarritos que aportaron los jóvenes madrileños, hicieron que a eso de las dos de la mañana, Demian no pudiera mas y entre el cansancio y la descompostura, se retirara a sus aposentos.

A eso de las tres y media de la mañana se despertó sobresaltado… transpirado y agitado. Cuando fue a prender la luz, sintió un ruido que lo sobresaltó… parecía un gruñido de perro.

Sintió un nudo en la garganta. No pudo prender la luz… en las sombras le pareció ver un perro…un collie…¿Sería ella?.

Fami!!!! Fami!!!!! Se incorporó a los gritos, tropezando con una bolsa de dormir fue a parar al piso del cuarto frente a la puerta del baño. En la caída perdió sus anteojos, cuando quiso levantarse sintió frente a su rostro el jadeo de un animal…estaban frente a frente.

Hola chiquita…¿Dónde estuviste todo este tiemp… No pudo terminar.

El animal, en un segundo se abalanzó sobre él arrancándole el labio superior de un solo movimiento.

Mientras Demian intentaba defenderse del feroz animal, balbuceaba: “… No Fami, soy yo, Demian!” Pero no había caso. El animal estaba sordo de furia. Con los dientes desgarró la espalda del pijama de Hello Kitty que Ferrante utilizaba para dormir en invierno.

Al cabo de diez o quince minutos de lucha descarnada, tal vez por el cansancio o por la perdida de sangre (presentaba heridas en el rostro, en los brazos y en la entrepierna) Demian se entregó desvanecido a la que alguna vez había sido su mascota.

Inconsciente, se le presentaron mil y una imágenes: Demian corriendo con Fami por la pradera de su morada en Tumbes, su hermano Dionisio, con Clara, la vecinita de los pechos puntiagudos en el granero, Pelé enfiestándose con Xuxa, sus noches en el Buick en Denver, Jim Morrison, Luciano Pavarotti, en fin... Una mezcla de vivencias verdaderamente escalofriante.

Y de repente…Una luz blanca. (esta imagen ya se esta tornando un poco molesta porque se termina volviendo recurrente). Demian pensó para sí. Ahora me toca… estoy en el paraíso.

Violentamente volvió en sí. Abrió los ojos y se encontró siendo zamarreado por Antón Golaza, el dueño del Hostel y Winignton López Garrido, el médico del lugar. "¿Qué te ha ocurrido muchacho? ¿Qué pasta de clavaste?"... Demian no tenía claro que contestar.

"Fami… ¿Dónde esta Fami?"... Los dos hombres lo miraban absortos. “Muchacho, sigue durmiendo es de madrugada… Y para la próxima, no mezcles silpancho con cerveza”, le dijeron casi burlándose.

Demian volvió a dormirse. A la mañana siguiente se despertó con una fuerte descompostura y mucho dolor de cabeza. Todo había sido un mal sueño. Su cara –mas allá de las marcas de la almohada- estaba intacta. Su entrepierna no sangraba. De hecho no había marcas de que lo hubiera hecho. “Que mal sueño, pobre Fami!”, dijo para si.

Cuando fue a bajarse los pantalones para sentarse en el excusado vio un reflejo en el espejo que lo dejó petrificado: la espalda de su pijama se encontraba totalmente desgarrada por marcas, como si fueran marcas de un perro, de un perro collie ...

Bueno... Quisimos terminar esta historia de Demian con un final abierto, y lo logramos.

No tenemos fotos de Demian de aquella noche, pero podemos jurar que le quedó bien abierto.

1). Locotos cocinados sin semillas con carne picada, pimienta, comino, tomate picado en cuadraditos y el ají colorado, el cual una vez cocido se lo cubre con queso gratinado.
2). Comida a base de carne, arroz, berreteagas y pan rallado, muy pero muy condimentada.

2 comentarios:

Kitty dijo...

Hello:

Tengo un pequeño stock de pijamas mios sanos. por favor si necesitan algun talle en especial avisenme
saludos

Kitty

Anónimo dijo...

Zoofilia se llama eso de los perros con personas?. Al algo de eso en la historia?. Otra cosa: los arañazos caninos son indicios de ataque sexual?
Gracias.

Raúl Portal