13 febrero, 2007

El "Demian" (Parte1)

Innumerables fueron los intentos realizados por la Fundación DFK para proyectar al mundo la obra literaria de Ferrante Kramer. Todos recordarán seguramente la Estatua, el Museo, la Universidad, la Red Virtual, y tantos otros emprendimientos que el olvido sepultó de manera impiadosa.

No obstante, y a pesar de los fracasos cosechados, los bríos de algunos de sus miembros continuaban intactos y estaban listos para ser tentados por una nueva y faraónica idea. Sólo faltaba el que se animara a enunciarla, aunque se descontaba que el día llegaría...

Y finalmente llegó, una tarde de verano, allá por 1998, de la mano de Artemio Ferreyra, quien tenía la cualidad de calentar bien los ánimos, y especialmente la cabeza de Walter Liberatti, su Presidente.

Ferreyra, afecto al cine y fanático de Hollywood se apareció un día a los gritos, afirmando que tenía la mejor idea de la Fundación en toda su historia.

Con un inusitado entusiasmo rayano con el éxtasis, Ferreyra le habló al grupo conformado por el gordo Dobetti (que aún vivía por aquel entonces, revisor de cuentas), Geraro Delgado (el panadero de la zona, otrora secretario de actas de la institución), Saverio Penetieso (el Escribano), y el propio Walter, de algo que "... El cine me enseñó...Más precisamente, Hollywood", dijo.

Se trataba del "Oscar", conocido premio instituido en 1929 para galardonar al cine estadounidense.

Ferreira, estimulado por la entrega anual del premio que había visto por televisión la semana anterior, se había venido armado con información de primera.. Quería impresionar al grupo. Así fue que contó, entre otras cosas, que las primeras ediciones de la estatua fueron de bronce, pero que durante la Segunda Guerra Mundial, debido a la escasez de metales, los trofeos comenzaron a hacerse de yeso.... Que medía 34 centímetros, pesaba 3.85 kilos, y que mantenía su forma original, más allá que en 1945 se le adicionara un pedestal que aumentó un poco su tamaño. Estos y tantos otros datos más, abrumaron a la tropa por su detalle y clara exposición...

Pero lo principal, lo que más llamó la atención de los presentes fue lo referido al "origen del nombre de la estatuilla". Sobre el tema, y más sobresaltado aún en la medida que avanzaba con su relato, Ferreyra explicó que no siempre se llamó Oscar. Aparentemente, una leyenda indicaba que la encargada de la librería de la Academia de Hollywood y eventual directora ejecutiva, Margaret Herrick, le veía un gran parecido con su tío Oscar, circunstancia que produjo que en el futuro se aludiese al trofeo por ese nombre.

"¿Se dan cuenta de la oportunidad que tenemos por delante?", nos dijo a todos de golpe, frenando su verborrágica catarata acerca del Oscar.... La verdad, hasta el momento todos estábamos como fascinados por la charla de Artemio; resultaba interesante la historia del premio cinematográfico... Pero nadie le veía la punta. ¿A qué se estaba refiriendo Ferreyra si la Fundación con el cine nada tenía que ver?.

"Muchachos... Ésta es la nuestra, y la de nuestro protegido!!... Llegó la hora del "Demian", el máximo galardón al que pueda aspirar un escritor en todo el mundo, superior al Alfaguara, al Cervantes, al Georg-Buchner, y a cualquiera que haya existido!!", sentenció con los ojos desorbitados, y escupiendo a medio mundo por la emoción que le generaba su descabellada idea.

Todos nos miramos de manera cómplice... Sabíamos "la que se venía" si alguno siquiera insinuaba un guiño positivo al asunto... La solución era que uno de nosotros lo “mandara a cagar" de una, sin miramientos, y pusiera fin a su delirio. Sin embargo, Walter, que tenía debilidad por las propuestas de Ferreyra, soltó un "Y cómo sería la organización del "Demian", Artemio?". La sola mención de haberlo llamado por el nombre de "Demian" -podría haber dicho "la cosa"-, nos hizo temblar... Se venía nuevamente una quimera de la que todos seríamos victimarios y víctimas.

¿Volvería a repetirse la historia?... ¿O se trataba de la antesala del éxito para Demian y la Fundación?.... Solamente el tiempo tenía la respuesta.

Ferreyra sacó un lápiz viejo y masticado, y sobre el papel donde venían envueltos los 100 gramos de salame y queso que habíamos comprado para hacernos unos sánguches, comenzó a hacer números y escribir cómo se llevaría a cabo esta hazaña empresarial.

"Va a haber 1020 premios", dijo.... "...3 por cada uno de los 170 países premiados, y en 2 categorías: Amateurs y Profesionales", agregó, seguro como jamás lo habíamos visto... La idea era que 3 escritores por país -en narrativa, cuento y poesía- fueran premiados en cada categoría. Nunca antes organización ni institución alguna había premiado a tantos; no se registraban antecedentes de una presea tan ecuménica en la historia del arte ... La idea imponía respeto por sí misma.

"El jurado va a estar formado por figuras locales... Algunos escritores de Villa Martelli...“, “La base”, como él los denominaba, más otros invitados como Sábato, Bucay, Poldy Bird y Pacho O'Donnell a los que se pensaba convocar, “... Serán de la partida", continuó... Se especuló hasta con traer a Stephen King y a Ray Bradbury.

Ferreyra era un cúmulo de sorpresas y creatividad.... "Para abaratar costos y conseguir una gran participación de escritores, la convocatoria se hará por e-mail. Usaremos las PC de los locutorios y de los vecinos que quieran apoyarnos... La empresa es de toda Villa Martelli... Y de Denver, también", desgranó como un profesional del marketing.... La sucursal de Denver, con mucho más desarrollo de Internet, aseguraba una buena respuesta. A esa altura, la idea comenzaba a gustarnos a todos.

"El plomo, el bronce y otros metales que sobraron cuando Carmelo Lipozzi le hizo la estatua a Demian, se utilizarán para hacer las estatuillas... 1020!!, no lo olviden, hacen falta alrededor de 5 toneladas... Salgan a cirujear, si es preciso", ordenó a todos Ferreyra, casi convertido en un general de brigada.

Así, poco a poco, Artemio gastó su miserable lápiz, dejando como legado alrededor de 40 hojas escritas en ambas carillas. 80 páginas de lineamientos, directivas y procedimientos. Un completo Manual de "know how", de “Cómo hacer”, que imprimía credibilidad al tema. Era un verdadero Plan de Marketing, de la A a la Z. Por vez primera, los que estábamos presentes, creíamos que era posible...

Continuará ....

2 comentarios:

Anónimo dijo...

puedo donar sin problemas para la causa, un manojo de llaves de una casa que alquilaba hace un tiempo en villa el carton en soldati, si las quieren y ayuda con la causa.. aca tenes !
demian usted marco mi camino, lo ayudo sin chistar.
comuniquese
F.Abeju

Francis Ford Coppola dijo...

please I want to be jury!!! help me. What can I do for this????

Francis