19 julio, 2007

Los 12 Majestuosos - Última Parte

En un pedazo de foto que tomó del interior pudo ver la imagen fragmentada de lo que parecía ser un “cigarro”, y sobre él escrita la palabra “NASA”… “¡La gran puta!”, exclamó… Había sentido algo acerca de una Agencia Aeroespacial en los periódicos, y parecía ser que la foto mostraba que ya estaban enviando naves al espacio.

Como aquel anciano le dijera: “Todo es un rompecabezas, Kramer, junte las partes y tendrá la verdad”, Ferrante se enfrentaba al mayor descubrimiento de todos los tiempos: “No estamos solos”, reflexionó, y continuó hurgando como loco en el cesto...

Y el éxtasis se apoderó de él cuando aparecieron más pruebas ante sus ojos....

- "Uy!, lo que encontré”, bramó entusiasmado…

Había hallado un documento escrito que decía: “Sí, nunca se ha visto antes cosa semejante. Nadie está preparado para algo así. Pero hay que atreverse de una vez por todas”.

U otro fragmento –en franca disidencia con el primero.- que rezaba:

“Son unos monstruos. Pero muchos están detrás de ellos. Les hacen el caldo gordo especialmente a funcionarios del gobierno y a gente muy poderosa”.

No cabía duda, estaban hablando del OVNI, y también de alienígenas. Y en el gobierno lo sabían. Pero no estaban de acuerdo en que el pueblo conociera la verdad.

De repente, más fotos: “51”, se dejaba ver al pie de la imagen, en tanto parecía ser como parte de una escena donde un médico o un científico estaba al lado de una camilla. Y sobre ella, lo que parecía un cuerpo… La foto apenas dejaba entrever unos pies… "¿Será el famoso Hangar 51 donde esconden el platillo de Roswell?", especuló…

En otro trozo de papel fotográfico, un hombre, también como vestido de médico, con lo que parecía un centímetro en la mano, y otro anotando cosas con un lápiz. Y siempre camillas, con cuerpos… ¿De extraterrestres?.. Demian estaba extremadamente excitado ante esa sucesión de descubrimientos.

Continuaba fumando sin cesar. No terminaba de fumar uno que encendía el siguiente sin apagar el anterior. Lástima que una colilla mal apagada cayera dentro del cesto de residuos

A los pocos minutos el humo era asfixiante, y fue en ese instante que Demian se percató de la cagada que había hecho. El recipiente comenzaba a incendiarse y no había nada a mano para apagarlo. Agarró los recortes de fotos, entre ellas la del cohete que decía “NASA”… “La prueba más importante!”, murmuró…

Pero cuando se decidía a salir, entre esa espesa humareda, Demian creyó vislumbrar algunas figuras. Como de cuerpos… ¿Sería su imaginación?... ¿El humo?...

No, no lo era… Esas figuras, que contó apresuradamente, “12” -exclamó para sí- eran efectivamente figuras humanas… Tenían una cabeza de tamaño parecido a la de un ser humano, lo brazos también idénticos… Pero no, eran HUMANOIDES… había algo raro en ellos, en la forma de caminar.

Se acercaban despaciosamente, como si arrastraran algo. parecían zombies. Realmente, la escena era atemorizante, y a duras penas Demian podía mantener la calma y su entereza.
Pensaba que se lo iban a llevar, que iban a hacer experimentos con él…”Dios mío!!”, gritó, y comenzó a rezar una antigua oración incaica, pero no bastó…

Quebrado anímicamente, se acurrucó sobre la silla como un bicho bolita, se tapó la cara con las manos y gritó como una gallina: “No me maten, si quieren llévenme a Marte o a Saturno, pero no me maten!”

Y como si lo hubieran escuchado, uno de ellos apagó el fuego instantáneamente. Pareció utilizar un elemento de otro mundo, nunca visto por él antes… Un fuerte olor a acaroína invadió la habitación.

En cambio otro, el que parecía el líder de “¿Los 12 majestuosos?”, se le acercó, puso una de sus manos sobre la cabeza del Peruano Dorado, y comenzó a acariciarlo suavemente…

La escena era conmovedora… ¿Era aquel el primer contacto del tercer tipo del que se tuviera conocimiento?... ¿Eran realmente extraterrestres?....

“¡Uh!”, prorrumpió aliviado Demian… Aquellos hombrecillos no parecían tener malas intenciones, pensó. Destapó sus ojos para mirarlos, y suspiró… Vio que eran como nosotros… “Dos ojos, dos orejas, una nariz, una boca…. Cuello, tórax, dos brazos y…"

- “Noooo!!”, exclamó ahogado en su propia saliva….

Demian había visto bien en la oscuridad. Había algo raro en ellos, en su manera de caminar. No eran como cualquiera de nosotros. Tenían 3 piernas…

Y la pierna central, algo extraña, pero muy similar al cigarro cuya fotografía había encontrado, se balanceaba de lado a lado, como un “péndulo”. No obstante, Demian alcanzó a ver algo así como un tatuaje sobre ella. Decía… “AGARRÁ ESTA CARNASA”.

Y ató cabos...

El boliche para latinos El péndulo, el tipo con el centímetro, los patovicas, y aquel raro pedazo de foto en el que se veía un “cigarro” con la leyenda “…NASA”. O mejor dicho, “AGARRA ESTA CARNASA….”. ¡La puta que había metido la pata!... Estaba seguro de que en Roswell encontraría algo grande. Lo que jamás pensó es que fuera algo así...

Totalmente shockeado por la situación, el peruano acariciaba y palmeaba rítmicamente la tercera pierna que tenía entre sus manos, sin tomar en cuenta que con ello contribuía a hacer más duro su destino.

Una lágrima comenzó a deslizarse sobre su mejilla. Estaba aterrorizado.

No obstante, valiente como acostumbraba ser en situaciones apremiantes como la que estaba viviendo, volvió a la realidad e intentó cambiar su suerte con una de sus clásicas humoradas...

- "Dígame, maestro... Con 12 como éstas a los rusos los hacemos mierda, no?"

La frase no causó gracia. Demian guardó silencio, y sólo atinó a abrir bien grande la boca. No valía la pena resistirse…

1 comentario:

Carros en Linea dijo...

Felicidades, esta muy interesante el contenido de este blog.



Carros en Linea
www.CarrosenLinea.Net