31 enero, 2007

El hijo no reconocido de Ferrante Kramer

Pocas historias las hay en la vida del Coloso tumbesino tan traumáticas como ésta, la que hoy nos convoca... Y no exageramos en lo más mínimo al afirmarlo, por el contrario. Ya en entradas anteriores quisimos adelantar algo más acerca de este escabroso asunto, pero no nos animamos. Apenas si nos dio el coraje para mostrar la punta del iceberg.

Y decíamos que sólo nos atrevimos a soslayar a quien fuera el “amor de su vida”, la chilena Hilda Las Condes – recordarán -, porque detrás de ella se escondía algo mucho, mucho más grande... Una hija... Tema nada fácil de tratar para nosotros, personas probadamente apegadas al recato y al pudor.

Dudábamos demasiado si sacarlo a la luz o no, se trataba de una carta anónima llegada a la Fundación. No sabíamos si la información era auténtica y veraz, y eso nos preocupaba sobremanera. Ante esa situación, procedimos a hacer lo acostumbrado: analizarla y estudiarla seriamente... Pero no llegamos a ninguna conclusión.

Entonces nos decidimos por lo habitual en casos tan sensibles como éste: Tiramos la moneda, salió cara... ¡Y dale para adelante!

La nota que nos llegó contaba que Hilda Las Condes vivió un apasionado romance con Demian por los años ’60. Él era un treintañero, y había recalado en Chile como consecuencia de su intrusión en aquel país viajando como polizón, tentado por un aviso que pedía “modelos publicitarios” para ropa interior.

Vanidoso como siempre lo fue, Demian se sentía atraído por todo aquello que alimentara su narcisismo, y no tomaba en cuenta el riesgo que implicaban sus atolondradas decisiones. Preso varios meses en las cárceles chilenas, tiempo durante el cual se rumorea brindó espectáculos de modelaje a sus compañeros de celda y hasta sufrió abusos, a su salida conoció a quien fuera su abogada defensora, la Hilda en cuestión.

Ferrante, en el fondo un “machista” –término que según sus detractores se le atribuía por otras razones- no quería ser mantenido por su flamante pareja, y finalmente comenzó a trabajar posando en revistas de modas con moderado éxito.

Su figura se hizo conocida en poco tiempo, especialmente debido a uno de sus clásicos avisos de calzoncillos “Pedazo”, famosa marca de ropa interior chilena con más de 100 años de trayectoria, fallida poco después de la campaña publicitaria de Demian.

Ese cuarto de hora que le tocó vivir al magnánimo escritor le significó un gran acercamiento a figuras de la farándula chilena, algunos artistas como Antonio Prieto, y hasta escritores, entre los que se encontraría Pablo Neruda, supuestamente fanático de los calzoncillos promocionados por Demian .

Sin embargo, no todo serían rosas para Ferrante. Su creciente participación en eventos sociales donde abundaban las mujeres fáciles, el alcohol y otras yerbas, lo pusieron en una situación de riesgo. Peligraban tanto su nuevo trabajo de modelo, como las relaciones con el mundo de las letras, lejano por aquel entonces, aunque tímidamente insinuado a través de una actividad que había aprendido recientemente: jugar al Scrabel.

Ese ambiente nocivo que atrapaba cada día más al peruano disparó el alerta en Hilda, quien sintió que pronto pedería a Demian si no tomaba al buey por las astas. De aquí en más, la historia se hace confusa e imprecisa. No se sabe a ciencia cierta - siquiera la información que recibimos lo aclara - que Demian e Hilda Las Condes hayan tenido relaciones sexuales que sugieran la posibilidad de un hijo.

No obstante, se sabe que Demian fue despedido de la campaña publicitaria debido a que nunca devolvía la ropa interior que utilizaba para posar, so pretexto de haberla perdido. De aquí proviene la hipótesis que sugiere que fue Hilda la que “robaba” los calzoncillos de Ferrante, váyase a saber con qué propósito.

Consultado un especialista en genética, Alvaro Campos, PD, de la Universidad de Colorado, USA, acerca de la posibilidad de que pueda concebirse un ser humano utilizando los restos testiculares de la ropa interior de un hombre adulto, nos respondió: “... Es probable, dependiendo del tiempo de abstinencia del individuo”. Los biógrafos de Demian que apoyan “la virginidad del Coloso pasados los 50 años”, aseguran que la hija es suya, sin lugar a dudas.

Zulema Las Condes, hija de Hilda, sostiene que su madre nunca quiso hablar del asunto, pero que sospecha que su padre es Demian Ferrante Kramer. Avala su presunción el hecho de haber visto a su madre en varias ocasiones utilizando unos anticuados calzoncillos masculinos, y prometiéndole a la pequeña que “pronto tendría un hermanito”.

Hilda las Condes falleció hace algunos años en un Instituto Psiquiátrico de Puerto Mont. Sus últimas palabras fueron “Pedazo”.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo tengo un calzon "pedazo" que era de mi abuelo, esta autografiado por DFK. Y tengo una carta que DFK le hizo a mi abuelo (eran amigos), y en ella decia que estaba confundido, eran 3 las mujeres que lo amaban, pero el solo amaba a una. Por respeto a DFK, no diré el nombre de esa persona, pero si ustedes estan dispuestos a abonar $ 4.-, les envio la nota desde Las Toninas (Bs. As.). Saludos

Darth Vader dijo...

tengo un calzoncillo "Pedazo" tamaño standard firmado por Demian. Por $ 3, mas gastos de envio se los mando desde la Estrella de la Muerte.
Sigan asi y saludos desde el lado oscuro.

Anónimo dijo...

yo tengo una zunga autografiada por Demian, y es mas... la uso un ratito dejandomela impregnada de un suculento y caldoso olor a huevo peruano .
Pero no la mando...me la quedo para hacerme un tecito.
salud
Fer

Fundación DFK dijo...

Qué pedazo de tipo este Demian, carajo!!! Era capaz de despedazarse con tal de darle un pedazo a cada uno. Generosidad así, hoy no se ve ni enpedo, ni empedazo.

Walter

Mitch dijo...

¿despedazarse para darle un pedazo a cada uno o para que cada uno le diera un pedazo a él?

Basta de farsa, Demian fue un homosexual durante toda su vida. Recién de viejo se hizo cargo y encabezó un movimiento filogay en el norte del perú.