20 diciembre, 2006

Amor de estudiante

Ferrante Kramer está en Argentina!!.. Nos ha llegado la noticia desde de Delegación de la Fundación en La Plata, la capital de la provincia de Buenos Aires. Estamos desbordados por la alegría, aún no lo podemos creer!

Pero no quisimos encaminarnos todos hasta allá sin antes comentarles la razón de la visita del Coloso de Tumbes a estas tierras.

El motivo se remonta a los años ’60, finales para ser más exactos, cuando se produjo lo que se conoció como “El aluvión peruano”. Una bandada interminable de compatriotas del Perú, había recalado en aquella localidad bonaerense para estudiar en su Universidad, una de las más prestigiosas de la Argentina y Latinoamérica. Muchos notables de las ciencias, las artes y la cultura han salido de sus claustros.

Sin embargo, en aquellos ’60 había algo mucho más importante para los platenses que la Universidad y sus estudiantes. Eran tiempos de grandes pasiones, tiempos de fútbol: “Estudiantes”, uno de los emblemas futbolísticos locales salía en 1967 campeón por primera vez en la historia del Club. Y lo sería también en los años posteriores, consiguiendo la Copa Libertadores de América y la Intercontinental, en la que le ganó al Manchester United.

Era un equipazo, que incluía nombres como Zubeldía, Pachamé, la “Bruja” Verón o “el Doctor Bilardo”, quien más adelante, en 1986, obtendría como técnico el Campeonato Mundial de la FIFA dirigiendo al seleccionado argentino.

La mayoría de aquellos estudiantes peruanos que transitaron los años ’60 en Argentina – más precisamente en La Plata -, habían adoptado al “Club Atlético Estudiantes” como el equipo de sus amores. Amor que se proyectaba hasta por sus colores, los mismos que ondeaban en la bandera de su Perú natal.

Demian, quien por aquellos tiempos se encontraba accidentalmente en su casa paterna, en Tumbes, vivió el regreso de aquellos ya “doctores”, “ingenieros” o “abogados”, recibidos a miles de kilómetros en tierra hermana. Alegres muchachos que portaban tanta juventud como entusiasmo, y una pasión singular: el fútbol.

Y fue aquella tarde, junto a sus amigos, que Demian supo del Club Estudiantes de La Plata, y de lo que habrá significado para sus compinches de juerga, allá, tan lejos, en Argentina. El entusiasmo de aquellos camaradas suyos era enorme. Estaban como “enfermos” de fútbol, no hacían otra cosa de hablar de jugadas, partidos, estrellas y goles.

Ese fervor popular entusiasmó tanto a Ferrante que, aún si haber presenciado lo que contaban su compañeros, se contagió de tanta alegría a punto tal de sentirse como un “hincha” más de Estudiantes de La Plata.

Fue en aquel instante que uno de los venidos deslizó un comentario... Habían traído “camisetas” del equipo; estaban guardadas, aún no habían abiertos los bolsos de viaje. Al escuchar lo que decían, Demian estalló con “Quiero una, quiero una!”... Recibiendo como respuesta: “Ni borracho flaco, andá a Argentina y conseguítela vos!”. La desilusión de Demian fue tremenda... Eran sus amigos, pero se había perdido la camaradería que alguna vez había existido entre ellos.

“Por las buenas no hay caso”, se dijo, “Pero la voy a conseguir, yo de acá no me voy sin la camiseta”. Aprovechando un descuido del grupo que seguía contando anécdotas futboleras, manoteó uno de los bolsos, y se fue sin saludar a ninguno.... “Ellos me jodieron, yo los jodo a ellos”, sentenció. Ya en su casa, Demian abrió el bolso y en un paquete encontró lo que buscaba: “La camiseta de Estudiantes”. Se quedó también con un dinero que había en la billetera, una petaca de ginebra, y arrojó el bolso en un terreno baldío.

Aquella camiseta acompañaría a Demian por más de 40 años. Nunca se había decidido a usarla, era como un santuario, un botín de guerra, un fetiche. Estaba en aquel paquete tal como la había encontrado. Y aunque fruto de un robo, la sentía muy suya, como todas las cosas de las que apropió a lo largo de su vida.

Bueno, hace apenas unos días, Demian se decidió a utilizar la camiseta. “Estudiantes campeón”, escuchó en la radio, y se dijo: “Es tiempo de ir a festejar con el equipo argentino de mis sueños”... “Debe ser el destino el que hizo que me encuentre hoy en Argentina, el mismo día en que Estudiantes sale campeón”, pensó, y casi en trance místico abrió el paquete, se puso la camiseta, y se dirigió a Constitución para tomar el tren a La Plata. No quería perderse los festejos bajo ninguna circunstancia.

Serían las 11 de la noche cuando el tren abandonó la estación... Demian estaba extasiado de placer y emoción; no dejaba de imaginar “la fiesta” de la que pronto formaría parte. Y decidió adelantarse a ella. Sorbió la última gota de la botella de caña quemada que llevaba consigo, se incorporó como pudo, y comenzó a caminar por los vagones, entonando un: “Yo a este equipo lo banco a muerte!”... “Somos los mejores de La Plata y del mundo!”, y boludeces por el estilo, típicas de un hombre en estado de ebriedad.

“Qué haces vestido así, salame?”, le espetó el más voluminoso de un grupo de diez muchachotes que se encontraba bebiendo cerveza. Demian les respondió señalándose la camiseta: “Voy a festejar el triunfo del campeón, forros!!!... O ustedes dónde viven!!”.

"En La Plata, imbécil!”, fue lo último que escuchó Demian, según nos contó hace unas horas por teléfono desde el hospital platense donde se encuentra internado. “La gente está loca, muy agresiva... Iba a festejar con los de Estudiantes y me cagaron a trompadas”, agregó antes de cortar. No se animó a decirnos todo telefónicamente; el parte arroja hasta ahora, y habría más: una costilla rota, 3 fisuradas, los 2 ojos morados y desgarro de la mucosa rectal.

El médico a cargo nos adelantó que la camiseta que llevaba puesta Demian era blanca, con una raya azul cruzada al medio.

Como amigos y admiradores de Demian que somos lo que formamos parte de la Fundación DFK, nos da mucha lástima que se haya perdido los festejos en La Plata.... Aunque viéndolo con optimismo, en parte tuvo su fiesta privada en el tren con aquella decena de hinchas del equipo de sus amores, no?.

6 comentarios:

Cornelius (del planeta de los Simios) dijo...

¿me parecio a mi o estan haciendo referencia a que Ferrante esta vivo en La Plata?

Me parece que manejan información falsa. Tengo datos de allegados por ser seguidor del Peruano que murió en un pueblito del Matto Grosso en 1994. Validen la información antes de publicarla.

Sebas dijo...

Cornelius sos un mono trolo!
Banana no tem carozo...tem filamento grosso y vos te lo comés.

Demian estuvo con nosotros en la concentración. De hecho el fue el de la idea de las remeras de homenaje al Ruso Prátola.

Gal Costa dijo...

Demian estuvo conmigo en el matto grosso tomando caipirinha hasta el 98

fernando abejugaray dijo...

no..paren... a demian le dio grosso en brasil, un negrote de 19 abriles llamado Matt , de ahi el quilombo...
y si esta vivo..es de pedo nomas...

no difamen , que ya bastante tiene con ser peruano.

Fer

kimi dijo...

uuu que`cosas que dicen acà !!! querìa avisar que soy sobrino de Ferrante y sigue el camino exitoso que tuvo (?) èl....si no visiten mi blog, ya actuè de pajarito, todo un papel !

kimi dijo...

tio Demian, te enteraste que en el festejo en la catedral de La Plata, le chetearon la billetera a Simeone y a Veròn, vos nada que ver no?