08 noviembre, 2007

Primero fue High School Musical... Ahora, 100 % lucha

Mi lucha, cien por ciento – Segundo Round

Tendido sobre el umbral de la Sociedad de Fomento de Villa Martelli, hablando solo, maldiciéndose una y otra vez, el Peruano Dorado meditaba sobre “tirar todo por la borda” o darle para adelante, dos cosas que no sabía como encarar, ya que no tenía nada para tirar, y no sabía otra cosa que ir para atrás...

Parecía un linyera, nadie recordaba ya lo que había sido décadas atrás para el mundo literario. Ferrante lloraba y blasfemaba en voz alta, para que todos lo oyeran. Pero a nadie le importaba ese pobre tipo arrojado como despojo en la calle...

- “La puta madre, qué vida de mierda!... Pero no me voy a rendir, no señor!!”, -bramaba furioso el peruano- “... Quiero seguir luchando!... Y voy a luchar. Sí, voy a luchar, carajo!”, repetía para darse fuerzas. Entretanto, un grupo de personas se encaminaba hacia él con claras intenciones de ingresar a la sede social..

Demian, aún con la cara tapada, y mirando para abajo no se dio cuenta que estaba estorbando el paso; la escena había conmovido a esa gente que lo observaba desde arriba con piedad.

Quizás Demian sintió su cercanía, o simplemente le dijeron “Correte, imbécil!”, vaya uno a saber. Cualquiera haya sido la razón, el peruano levantó su cabeza y los observó. Con esos ojos que solo él tiene, con esa expresión de sorpresa inocente que caracteriza a los nobles de corazón...

- “Perdón, estoy molestando, no?... Disculpen, pasen, yo ya me voy”, atinó a decir, casi en un susurro.

Pero siquiera los había visto bien. Si no, se habría dado cuenta que alguien no le sacaba la vista de encima.

Aquella mujer estaba como en estado de shock. Parecía haber visto a un fantasma. Seguía a Ferrante con sus ojos, mientras éste se alejaba de la escena tímidamente. Fue en aquel momento que abrió la boca:

- “Quiero a ese hombre!”, dijo; su voz era bastante autoritaria, parecía liderar a los otros tres.

- “Si, Pantera”, se les oyó decir al unísono. No cabían dudas que ella cortaba el bacalao.

Demian fue interceptado a los pocos metros. Casi en el aire, aquellos 3 mastodontes lo trajeron de vuelta y lo pusieron delante de la jefa...

- “Sabés quién soy... Sabés quienes son estos tipos que me acompañan?”, increpó a Demian sin decir antes buen día...

Ferrante no entendía nada. Hacía instantes aquella gente se apiadaba de él, y ahora lo interrogaban como si fuera de la policía.

- “No, no sé... pero mire que yo no me robé nada. Soy peruano, me llamo Demian y no quiero problemas. Solamente estaba mirando el afiche de los titanes, soñando y recordando mis viejos tiempos”

- “Pará, pará, nene!... No, no somos la yuta... No nos reconocés?... Somos los del afiche de Lucha Libre. Yo soy la Pantera, y ellos son Vicente Viloni (el rockero de Villa Urquiza), Brian Sánchez (el Delivery Boy) y Sir Peter Laurence (el caballero inglés)”... “... Junto a otros como Felino, Ofidius, Hip Hop Man, Rulo Verde, Fulgencio Mejía, Shuto, el irresistible, Fabricio del Mónico, Jhonny Wave, Ron Doxon, Manolo Murrieta y el escocés Mc Floyd, formamos “100 % Lucha”.

Así, La Pantera, una escultural morena de no más de 1 metro cincuenta de estatura, le contó a Demian quiénes eran... “Hay otros, también, que hacen de malos: El desertor, el teniente Murphy, La masa, Karnac Chain, el Monje Negro, Mario Moran, el Doctor Calambre... Somos un montón, casi no me acuerdo de todos”....“Así nos ganamos la vida, yendo de club en club, a las sociedades de fomento, a los colegios... De todo un poco”.
Demian le devolvió la cortesía, y le contó de aquellas épocas suyas con Karadagián, cuando reemplazó al Caballero Rojo, y de su recordado último gran personaje: “Pepino al Fondo”.

Parecían grandes amigos a esa altura. Pero de pronto, ella retomó el hilo...

- “Pero lo tuyo, nene, es distinto, me entendés?... Es lo que se viene”, arrojó La Pantera. “... Ese look que tenés, me mató. Bien de barrio... Te vas a morfar a todos los personajes!”, agregó, entretanto el peruano entendía cada vez menos.

- “Demian me dijiste que te llamabas, no?... Bueno, Demian... No decías hace unos momentos que QUERÍAS SEGUIR LUCHANDO!!... Bue, te quiero en mi trouppe, para las giras y la TV. Quiero que seas el nuevo en la lista de los buenos… El más bueno de todos, el más manso!”.

Demian no lo podía creer. Había escuchado mal o le estaban realmente ofreciendo un personaje central para “100 % Lucha”?.

- “Tenías un sueño?... Bueno, los sueños están de moda ahora con Tinelli. Te voy a bautizar “El Soñador de Martelli”... Vas a ser lo más!”, concluyó la petisa.

Demian había comenzado a llorar de nuevo... Pero ahora, de alegría....

Continuará...

3 comentarios:

georgie dijo...

Peruano, lo tuyo es deliciosamente desopilante. Delirante, magistral.
Un abrazo.

Georgie.
Sí, el censurador de "Cuento y ..."

Anónimo dijo...

evidentemente, la foto que acompaña esta entrada esta trucada. Demian, con 74 años no puede tener el lomo que presenta ese joven apuesto de camisa celeste. Sigan asi,

Cristina
Olivos

©Claudia Isabel dijo...

Ya saben que me encantan, pienso igual que Georgie, y si algún día se hacen famosos, recuerden que les traigo público!!!

La anónima Cristina de Olivos, tiene razón, ese apuesto caballero de la foto, no puede tener 74 años...y yo que me saco edad!!!
Saludos.