10 enero, 2009

Hoyo 19, el reencuentro - Última Parte

Como en Louisiana, casi 20 años atrás, Demian y Tiger caminaron por el “field” del “Angeles Nacional Golf Club”, aunque esta vez respirando con mayor tranquilidad. La competencia era casi un “trámite”; participaban figuras de poca relevancia.

Lo trascendental de aquel torneo era que con él Tiger contabilizaría el mayor número de preseas obtenidas por un profesional del golf en un año; el único que le faltaba conseguir, y con el cual se convertiría en el “mas grande de todos los tiempos”.

- “Demian, quiero que lo disfrutes!... No sabes cuán emocionado estoy de poder recompensarte por tanta amistad que me has dado!”; Woods no hacía otra cosa que halagar al peruano, a su amigo, pero… ¿Podría el americano reparar lo hecho con tan solo casa, comida y buenos tratos?... ¿Estaba a tiempo de saldar cuentas con su amigo, el peruanito, o ya era tarde?...

- “No te hagas problema, tú concéntrate en el juego. Déjame a mí que te seguiré como en aquellos tiempos, recuerdas?... Tú, solo sígueme con la mirada, Pequeño Tigre!”, exclamó Demian. La cara de Tiger lo dijo todo; la fuerza impelida por el Peruano Dorado podía mover una montaña…

El encuentro comenzó a la hora señalada. Y contra todo pronóstico de lo que se esperaba fuera “pan comido”, los participantes demostrarían una inusitada paridad. Un raro “dejavú” se apoderó de Tiger; a quien de pronto invadió ese tan temido enemigo: el miedo.

A pesar del gran nivel demostrado por todos los participantes desde el primer hoyo, a la altura del 17, sólo 2 disputábanse el torneo. Al igual que dos décadas atrás, Tiger, y esta vez un desconocido Alfred Timball, apenas un chico, pugnaban por el título.

Demian observaba desde lejos. El también sentía como un “dejavú”.¿Qué estaba sucediendo en aquel lugar?... ¿Era posible que la historia estuviera repitiéndose?

Estaba meditando sobre ello, cuando el disparo de Timball lo sorprendió. Era el hoyo 18, el último.

Como pudo, Demian estudió la trayectoria, la velocidad del viento, y supo que era un tiro ganador. Como el de Duncan, 2 décadas atrás. Era un “hoyo en uno”, o caería muy cerca… “La gran puta, como aquella vez!!”, refunfuñó. Fue cuando a Demian se le ocurrió jugarse entero otra vez.

Con casi veinte pirulos más encima, se metió entre los árboles. Tenía que hacer un tramo de 400 metros en tiempo record… ¿Lo lograría?... No lo sabía bien, pero había un record más importante que defender, el de su amigo Tiger.

Pero, ¿Para qué iba tras la pelota?... ¿Qué estaba dispuesto a hacer el peruano en esta oportunidad?... Nadie lo sabía. Pero, estaba claro que Demian tenía una nueva estrategia para hacer ganar a su amigo, costase lo que costare…

Demian especulaba con que la gente dejaría de ver la trayectoria en algún momento. Y ése sería el suyo. A pesar de su seguridad, mientras corría en dirección al tiro, el peruano podía escuchar las voces de la gente… Y de nuevo ese “dejavú”…. “¡Que la pelota entró!!”, que “Quedó a menos de un metro!!”; igual, las mismas frases que había escuchado hacía veinte años…. No se dejó vencer, y siguió corriendo…

Pero cuando todos llegaron al lugar probable de la caída, la pelota de Timball no estaba. El desconcierto era total, solo se sentían murmullos ininteligibles…

Fue cuando se escuchó aquella voz: “Revisen a ese hombre, creo que tiene la pelota en su poder!”.

El señalado era el Peruano Dorado, quien salía de entre los árboles, semejando levantarse el cierre del pantalón. El acusador, nada más ni nada menos que Ted Duncan, aquel a quien Tiger venciera en Louisiana, a finales de los ’80.

Tiger estaba petrificado. Quiso abrir la boca, pero el Peruano lo paró en seco… “Callate, me defiendo solo!”, susurró, y levantó los brazos en actitud de entrega.

- “Este tipo no tiene nada, está limpio”, exclamó uno de los Jueces del evento a los Organizadores al terminar de revisar a Demian. El Peruano miró de soslayo a Duncan, y dicen que le dijo por lo bajo: “Chiva, calienchi!”, aunque nadie puede certificarlo con certeza.

Tras buscar el esférico sin éxito por más de media hora, el partido prosiguió. Le tocaba golpear a Tiger.

Bastaron unos minutos. Tiger terminaría el torneo con 2 golpes por debajo de Timball. Nuevamente la suerte estaba de su lado.

Sin embargo, esta vez sería más precavido, no quería que Demian se alejara de su vida nuevamente. Pero no hizo falta que hiciera nada, allí estaba el Peruano, guiñándole un ojo, cómplice.

- “Lo hiciste de nuevo, Peruanito?”, murmuró Tiger al oído de Demian…”Gracias, hermanito latino!”, agregó emocionado.

- “Sí, lo hice de nuevo, todo bien! … Pero esta vez negrito, cago en tu casa, ok!!”, le dijo por lo bajo...

A la semana, Tiger cambio el sanitario de su mansión en Key Biscayne.
FIN

11 comentarios:

Laura Osicrán dijo...

Increíble este Peruano!. Se la bancó de nuevo, pero esta vez no quiso parir en el destierro. Pobre Tiger, me imagino cómo le habrá quedado el sanitario luego de la expulsión del bólido del peruano. Un desastre! Los quiero, espero la próxima.

Laura

§♫*€lisa*♫§ dijo...

nooooooo !!! esto es increible!!
digno de replay

ahora demian juega golf WOWOWOWOW
como que le ha subido el pelo y el status y si hasta más esbelto se ve jajajajaja

falta una aventura en el spa sin duda después del juego


muakismuakis muchacho
han empezado el año un hoyo en uno;-)

©Claudia Isabel dijo...

que hoyo!!! duele pensarlo!
Genios!!!
Besos

Alimontero dijo...

Primero felicidades chicos!! está super bonito el blog... y actualizado!! me encanta la música que tienen, se los había dicho??
Vine a dos cosas, a añadirme como seguidora de uds y a enterarme en qué anda Demián...
.. y qué menos, no podía ser de otra manera!!!
jajajajja, me encantó el comentario de Claudia.. iba a ser muy parecido, suena mas bonito decirlo así: Que hoyo y duele pensarlo!! jajajaja! ;-)
hasta pronto , besos a todos!

Ali

De Lirium soy dijo...

Muy bueno, jajá! Qué agregar después de mis antecesoras, no?
Hacía mucho tiempo que no podía acercarme, comencé por fin a retomar mis visitas y como siempre encuentro aquí la creatividad a full. Un fuerte abrazo y espero que el año haya comenzado bien y continúe mejor aún. Chaucito.

Jorge Bocacci dijo...

que pasa que la actualizacion del blog esta lenta? todavia les dura la resaca de las fiestas? hablando de fiestas? donde la pasó Demian? estuvo con su familia en peru? queremos datos

saludos y feliz año

Jorge
Villa del Parque

El Peruano Dorado dijo...

Bocacci, no jodas!!. Da la cara, firmá como usuario de Blogger, porque me parece que sos un impostor... No serás el autor de la saga de las Navidades de Los Ferrante Kramer que firma con un nombre falso??. Te cuento que ya te las vamos a publicar, tené paciencia. Comienzan el sábado con la Navidad de Dionisio en Tumbes. Después le siguen las de Danilo en San Francisco, la de Duilio en Denver, y por último la de Casimiro en Villa Martelli.
Tranqui que todo llega...

Patricio

El Peruano Dorado dijo...

Perdón!!... La última es la de Demian, realizada por Casimiro Arenas, el biógrafo del peruano.

Patricio

Mina dijo...

Hola Patricio... me maravillas con tus relatos, me dejas atenta y sin palabras, es encantadora tu manera de crear... y bueno, el fin ahora a esperar un nuevo susceso.
Besos

Poetiza dijo...

Paso a dejar saludos y beso, cuidense mucho.

DaViD dijo...

http://novaletuopinion.blogspot.com/