25 diciembre, 2007

Todo por un amigo - Parte 1

No era ésta su primera vez. El peruano ya había coqueteado con el delito en no pocas ocasiones. Pero no lo había hecho por codicia o ambición... Cuando el hambre aprieta, hasta el más pintado cierra los ojos y no le hace asco a nada.

Y si bien Demian nunca fue un tipo de “espantarse por el asco” -sobran las historias que lo muestran abierto y receptivo a toda clase de propuestas-, esta vez había algo que le decía en su interior “... Que se alejara de aquella proposición”.

- “El asunto es pan comido”, exponía entusiasmado Raúl Ferradás, el líder de la movida...

- “Es una casa, y está vacía... El gringo solamente va allí de vez en cuando, no va a pasar nada... Y parece que tiene guita, mucha!!... Es un tipo muy conocido del ambiente artístico”.

“Guita, fácil, pan comido...”… El peruano no hacía otra cosa que pensar en la frase de Raúl, como queriendo convencerse. Pero íntimamente sabía que detrás de aquellas palabras que prometían la salvación, había una mala “vibra”. Que era mejor abrirse a tiempo...

- “Dale, Demian... Qué decís, agarrás o no?”, insistía Ferradás... La cosa no estaba fácil para nuestro héroe. Había un dinero para él, no mucho, $ 100. Pero al paso que iba el peruano, eran toda una fortuna.

- “O soñás todavía con esa boludez de volver a escribir esos libros que no lee nadie, o peor!!... Que nadie puede leer porque nunca llegan a editarse?”, replicaba irónicamente el capo de la banda, en alusión a la vida de fracaso que acompañaba al Peruano Dorado desde el principio de sus tiempos...

- “Dejate de joder!!... Acá tenés un 100 limpito, y la posibilidad de irte de joda esta noche y engancharte alguna minita, o un poste con voz gruesa de esos que a vos te gustan!”. Y las carcajadas resonaron; todos sabían las debilidades de Demian, y cómo terminaban sus juergas: “Dado vuelta -en ambos sentidos de la palabra-, e internado en algún hospital para que lo cosieran por enésima vez... “.

- “Bueno, está bien, acepto!... Pero con una condición”, dijo el peruano, y todos enmudecieron asombrados. Era la primera vez que Demian interponía una mínima resistencia a lo que se le ordenaba.

Demian los miró a todos, inquisidoramente. Clavó su ojos en cada uno de los 5 del grupo, incluido Ferradás, y repitió más enérgicamente que antes: “Sí, pero con una condición....”. Y continuó observándolos como el águila a su presa.

Los segundos pasaban interminables, en absoluto silencio. Sin querer, Demian había captado la atención de todos, y hasta generado cierto temor en ellos, verdaderos pesos pesado. No obstante, cuando todos esperaban lo peor, su rostro adusto y feroz se fue transformando en la clásica “cara de nabo sonriente” que todos conocemos, y exclamó:

- “¿Eh... se la creyeron?... Era una broma!!... Es que estoy tan poco acostumbrado a negarme a hacer lo que me piden que a veces me hago el duro para ver cómo me sale. No se enojaron, no… ¿Amigos como siempre??”, remató el peruano.

Todos se miraron entre sí....

O Demian comenzaba a mostrar una faceta rebelde de su personalidad poco habitual en él -y eso era un peligro para el operativo-, o bien estaba más pelotudo que nunca, y eso también era un peligro.

Continuará…

4 comentarios:

©Claudia Isabel dijo...

No puedo creer que mi antihéroe termine siendo un vulgar delincuente...
Me parece chicos que se les fue la mano...
Besos.

El Peruano Dorado dijo...

Claudia, no temas!... El peruano es una persona de bien, y siemrpe demuestra en sus historias su lado noble y heroico. Acá se enfrenta a un dilema moral, que verás con el avance del relato... Y un valor en juego: LA AMISTAD.
Esta historia está relacionada con otras. Te recomiendo leer las que estén vinculadas con el cine (podés poner cine en el buscador Blogger de nuestro Blog, y verlas). No se nos fue la mano, amamos a Peruano Dorado!!!

Patricio

Rodolfo N dijo...

Muy buena historia!, La seguiremos leyendo
Un abrazo

Marcela dijo...

jaja me mátó esa cara de "nabo sonriente".
Estuve leyendo el perfil de peruano...¿así que le gusta Schultz? Y bueno, sobre gustos...

Patricio y staff:

Muchísimas felicidades!
Que el año próximo sea "de oro" y no dorado para Uds.

Un beso y otro, al peruano querido.