30 marzo, 2008

La Biblia Peruana es mía - parte 3

- “For here, Dionisio Soydemian!”, le hacían señas los guardias del ex mandatario yanqui al peruano. Demian ya casi se encontraba a las puertas del hotel. Solamente le quedaban unos metros para enfrentarse a Bill Clinton y aclarar la situación….

“El único escritor de la dinastía Ferrante Kramer era él” -le diría- … “Y que su hermano era un impostor”… El peruano estaba dispuesto a hacer lo necesario para que “mi gente”, como solía llamar Demian a los argentinos, supieran la verdad. Después de tantos años en Martelli, la Argentina se le había hecho carne, era un sentimiento que lo sentía bien adentro…

Loco como estaba, se sacó a los guardias de encima… “Dejenmenn!!”… “Sueltenmen”!!, gritaba en el hall del segundo piso del hotel. Los patovicas asintieron cuando Clinton abrió la puerta de su habitación y dio la orden para que lo dejaran entrar solo…

- “Come on, Dionisio!”, susurró amablemente. Demian le devolvió un “La reputaqueteparió yanqui culo roto!!, soy Demian, Demian Ferrante Kramer”.
Si bien Clinton no hablaba español fluidamente, alcanzó a entender que el peruano le quería decir algo: “Aiam Demian Ferrante Kramer… De Biblia Peruana is main, main!”…
Bill se acercó a su portafolio, lo abrió, y de su interior sacó un libro. Los ojos de Demian se salieron de sus órbitas cuando vio el título impreso en la tapa: “The Peruvian Bible”, y detrás, en la contratapa, una foto suya, de hacía más de 35 años; estaba igualito…

- “The Peruvian Bible, by Dionisiou Ferrante Kramer”, repitió un par de veces Clinton. Y a decir verdad, no se le podía acusar de nada. El libro decía “By D. Ferrante Kramer”. Pero cómo hacerle entender al gringo que esa “D” era de “Demian” y no de su hermano “Dionisio”, cuando había sido él -su propio hermano- el que había alimentado esa quimera en la cabeza del ex presidente.

- “Mire, Mister Clinton, lucatmi!!... Aiam Demian, is mía The Biblia Peruanan, do you capish me?”. Demian intentaba por todos los medios hacerse entender, pero era un asno con el inglés. Clinton apenas lo comprendía.

Fue cuando al peruano se le ocurrió una idea. Hacerse entender como lo hacían las antiguas civilizaciones, aún cuando no existían los idiomas tal como se los conoce hoy… Mediante “gestos”.

Continuará…

12 comentarios:

karen dijo...

Cuántos años tiene Demian en la historia??

Cuándo aprendió lenguaje de señas??

Presiento complot por parte de Dionisio...

Graciela de Palomas de Papel dijo...

Quisiera saber si Billy todavía sigue con sus mañas y si ya le ha hecho la propuesta decente a Demian.
Qué papel juega Dionisio?

Leo_SCI dijo...

Con señas? sabe hablar en señas?
presiento que algo no le va a salir bien.
Saludosssss

Arthur dijo...

Ay, ay, pobres, Clinton que su Español no es muy fluído, y el Peruano se le dificulta el INglés. Están fritos.

Sería buena idea conseguir un traductor, pero si van a usar gestos, pues espero que ahora sí se entiendan, porque si no, entonces que van a hacer.

Saludotes y abrazotes

Sweet Dreams, de todo Corazón:
Arthur

Gusthav dijo...

Uy, que mal que la diferencia de idiomas sea un obstáculo para aclarar el error de que la Biblia Peruana no es de Dionisio, es de Demian.

Pero en vez de intentar gestos, no sería más fácil escribir:

D = Demian, no Dionisio. O algo así?

Saludos y abrazos

Nice Day, con toda mi Alma:
Gusthav

El Peruano Dorado dijo...

Leo, Arthur, Gusthav.... Sí, con señas, decidió hacerse entender el Peruano!!. Tienen que comprender que Demian, aún siendo un escritor reconocido, tenía -y tiene- sus limitaciones. No se le ocurrió, como bien suguere Gusthav, escribir "D = Demian" para hacerse entender... No le da la cabeza para tanto.
De todas maneras festejamos la sagacidad de nuestros lectores, denota una lectura pormenorizada de las historias que nos alegra muchísimo.
Pero, no está todo dicho aún. Esperen el final. Es posible que el Peruano se despache con una sorpresa, y nos deje a todos boquiabiertos...

Patricio

El Peruano Dorado dijo...

Karen; Dionisio siempre está detrás de Demian. Se supone que todo se inició con él, o que Demian se inició con él.. No me acuerdo bien. Y en la historia Demian rondaba los 60 y pico, aunque su apolíneo cuerpo no delatara el paso de los años. La verdad, me dejaste pensando con esta pregunta...

Palomas: cuando Bill Clinton pagó su affaire con la Lewinsky, se juró un "nunca más". Todos estamos a tiempo de cambiar, incluso él. Además, con tu suposición, estás presumiendo algo muy feo de Demian. Te recuerdo que este Blog tiene por objetivo "enaltecer su imagen y obra". Por favor, no te dejes llevar por comentarios malintencionados. Un beso.

Patricio

Parafraseando mi alma dijo...

AAAAAAAAAAJJJJJJJJJAAAAAAAA me mato el cuadrito de las señas!!!Todavia me estoy riendo!!!jajajaaja...
No esperaba menos de tan sagaces mentes!!!
Veremos q resulta entre Clinton Y El Peruano dorado...
Se me ocurren un par de señas internacionales...pero dudo q lleven al dialogo...
Mil besotes a los dos!!!

©Claudia Isabel dijo...

el inglés del peruano es impecable...muy buena la historia.

Elipse dijo...

La facilidad que tiene para la escritura me sorprende, ahora de cómo se le ocurren esas barbaridades más!!Disculpe mi ausencia y sepa que en mi blog hay un premio para ud!!
Un abrazo y andaremos más seguido por estos pagos!

MaraiaBlacke dijo...

hola chiquis...aim estoi under mucha press...pero no los forguetit...never and de never carajo! mier... como diría la chiqui...y aunque jueguen con la salud de una (no Uds., el mundo que esta re-crazy)yo los sigo...y en esa (des) inteligencia me pregunto...Los gestos que Demian comenzó a hacer, no sería por tener la boca llena no?

Saluti!

El Peruano Dorado dijo...

Maraia: Hasta ese momento de la historia, como habrás visto ya, el peruano estaba intacto. Intentó las señas como un último recurso para hacerse entender. Pero cuando salió del hotel, ya no emitía palabra. Tenía la boca cerrada, como con "pegamento". Qué dura es la vida de los escritores latnoamericanos, no?... ¿Y qué gusto amargo deja en la boca, no?.

Un eso. Y gracias por seguirnos, Maraia.

Patricio