02 abril, 2014

Ferrante Kramer en el cine: “El western que no fue” – Parte 2/4



Algunos de los que nos acercaron esta historia del peruano, todos ellos actores jóvenes de aquel entonces, aseguran que Anthony Mann -el director del filme- parecía despedir espuma por la boca.

Pero que cuando escuchó al peruano decir “Yo sé algo de caballos...”, su cara cambió...

- “Pero por qué no hablaste antes, peruano?... Hace una semana que estamos parados”, le recriminó Mann a Demian.

Lo que no sabía el director era que Demian no había hablado antes porque no sabía montar ni un caballo de calesita. Pero que había decidido jugarse por la amistad del grupo; no soportaba ver a sus amigos de otrora con caras por el piso, sin trabajo, pensando en un futuro sombrío... La cagada se la había mandado él, y solo él podía reparar lo hecho.... O hacer una cagada mayor, el pronóstico era incierto tratándose de Demian.

Pero las cartas estaban echadas... ¿Qué mal podía hacerle a la empresa que perder un poco más de dinero en celuloide, si ya estaba perdido lo hecho hasta el momento?.. Sin el doble de riesgo, la película no tendría la acción que la hizo en definitiva diferente, ni sería el clásico que todos recuerdan. Habría sido un bodrio insufrible.

Los guionistas, y los que armaban el storyboard (secuencia gráfica dibujada de las escenas que Demian debía filmar), prepararon durante días al peruano. En un caballo mecánico, Demian realizaba la ficción de lo que luego serían las escenas verdaderas, con caballos de verdad. En la teoría, podía decirse que Ferrante conocía las cosas al dedillo. Hasta había llegado a convencer a los del staff técnico que era tan bueno como el accidentado Ned Kirby.

No obstante esa seguridad que aparentaba durante los ensayos, Demian entraba en pánico  cuando quedaba solo en el set e imaginaba lo que se le venía. Comenzaba a sudar como “un caballo” y a pensar en lo peor... Se veía rodando por el piso, pisoteado por el alazán, sangrando, con la columna rota, sin dientes... Entonces, “respiraba profundo”, y decía en voz alta:

- Unos, dos y trees!”, y su rostro recuperaba la sonrisa de siempre, como por arte de magia. Quizás, imaginándose ganador, y eliminando de esa manera el dolor, la vergüenza o la humillación que se avecinaban... Vaya uno a saber cómo lo hacía; para Demian, contar hasta tres lo sacaba de la depresión y le devolvía el coraje perdido...

“Vamos peruano, vamos!!...Con el caballito de madera no te va tan mal”, se repetía, para infundirse ánimos. Pero una cosa era con el animal de prueba -algo como el que usan los chicos en los parques de diversiones-, y otra cosa era “Destroyer”, el caballo salvaje con el que debería lidiar en tan solo unos días….

Continuar…

4 comentarios:

Alicia Montero dijo...

amigos queridos, no puede ser, tanto tiempo, tantas cosas...

Les dejo un abrazo fraternal!!

Ali

Kezya Wulandari dijo...

Hi there, I was surfing the internet and I found your blog. I like the way how you have put it all together. I'll be coming back again.
http://tamboen76.wapka.mobi
Very interesting site.
Please don´t forget to visit my blog.
http://tamboenman.blogspot.com

Luis Venosa dijo...

Amigos: hemos lanzado una selección de historias del Peruano Dorado a través de un sitio que edita a pedido. Ustedes que has sido seguidores de Demian por años, si quieren tener su ejemplar pueden pedirlo a:
DESDE ARGENTINA: http://www.bubok.com.ar/libros/197504/DEMIAN-FERRANTE-KRAMER-EL-PERUANO-DORADO
DESDE CUALQUIER OTRO PAIS: http://www.bubok.es/libros/235047/DEMIAN-FERRANTE-KRAMER-EL-PERUANO-DORADO
El costo es por la edición en papel y el envío a domicilio. Un abrazo.

Patricio y Alex B.

Poetiza dijo...

Saludos a todos. Y al Peruano Dorado un fuerte abrazo desde Monterrey Nuevo Leon Mexico. Cuidense. Siempre sera un placer pasar a leer.